sábado, 13 de febrero de 2010

Epístolas de San Cristóbal Murciélago Polilla.

Querida Maggie,
ayer por la noche entré en mi casa, miré en el buzón, cosa que hago rara vez, pues no soy muy bustiaire. Pues bien, tamaña fue mi sorpresa al comprobar que había una carta del extranjero, dirigida hacia mi persona. Yo que ya había hecho el cupo de sorpresas del día, por la mañana al descubrir tus bonitos pezones despuntando bajo la camiseta y luego, por la tarde, encontrando un sombrero, en una caja vieja que guardamos en la trastienda, que me quedaba que ni pintado en la cabeza; procedí a abrir la extraña correspondencia... También hay que decir, el sobre tenía algo de moho por encima y cuando lo abrí, asomó una pequeña araña, cosa que me dio un poco de repelús, pues entendí se trataba de un asunto siniestro como pocos. La carta venía de la región de Transilvania; tierra montaraz de ilustres condados pensé. En las señas no había nombre de calle ni número ni nada, estaba firmada por un tal Orlok y supuse entonces venía de un castillo. No me pareció tan raro lo del castillo, pues aquí en España también tenemos muchos, aunque la gente es más moderna y ya no vive en ellos... No hay nada de malo en vivir en un castillo...
Vi entonces que se trataba de un comunicado importante a la par que urgente, pues lo noté en la complicación grafológica. Estaba en una clave desconocida para mi. Entonces entró mi hermano a la habitación y me hizo una foto con el móvil, diciendo: "¡Esto hago! Pues te he visto leyendo esa carta con ese gorro y ese careto de bizcotur" y se marchó. Hay que tener en cuenta mis angustias, pues yo estaba esperando mi título de conde de Barcelona, de cuando hice el máster sobre vampirismo, sanguijuelismo y demás menesteres en la Politécnica de Los Cárpatos y ahora me mandaban ese indescifrable comunicado, que tenía toda la pinta de ser una muy mala noticia.

Continuará.

*Cela explica: "Bizcotur. Dícese de aquel que, amén de bizco, es atravesado, ruín y turbulento". Cela añade, "Úsase también como sustantivo".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mamá, más...

Anónimo dijo...

...por supuesto que sabíamos lo que es bizcotur!