viernes, 19 de febrero de 2010

Enigma.

Sin agua comienza el bonito a vivir,
en la Primavera del año cuatro,
Sin miedo a la nada sin miedo a morir.

Con ocho juega al billar y a lo otro,
con once comparte en la Residencia
y al cuarto de médico hace teatro.

Merienda las letras sin incidencia
y pasan las lunas de aficionado.
Así es el Einstein de la incongruencia.

Circula por las calles relajado
e inventa el ruismo sin más ambición.
Nunca en ingenio quedó rezagado,

un corazón gigante como un cañón.
Mente más ventajosa que un vespino,
tamaño espíritu libre de sanción.

Avanza el galápago sin destino,
cultivando la amistad, el misterio
y la inspiración de un rancio pollino.

Maese tertuliano sin imperio,
generoso, universal y ateneísta;
de un primer espada centenario,

sigiloso, puro y surrealista,
con espléndido humor nos iluminas,
el proceder a seguir vitalista.

Señor putrefacto flores germinas,
como tan temprano hizo Federico.
Bromea Luis y el Hamlet ya encaminas
y con Salvador abres abanico.
Por fin, gallina catalizadora,
la gallina, laberinto, te añora.

No hay comentarios: